La publicidad como herramienta de cambio social: #NoMoreMatildas

nomorematildas

La campaña titulada #NoMoreMatilas pretende mostrar y dar protagonismo a las mujeres científicas que nunca debieron ser invisibles y lograr que la ciencia deje de ser “cosa de hombres”. Se tata de una iniciativa que ha logrado convertirse en todo un movimiento social.

El nombre de la campaña se ha elegido en honor a Matilda Joslyn Gage, la primera activista en denunciar la situación de las mujeres científicas que se veían obligadas a mantenerse en un segundo plano mientras otros compañeros se apropiaban de sus hallazgos.

La agencia Gettingbetter Creative Studio ha sido la encargada de la campaña, con la colaboración de Dos Passos Agencia Literaria y Comunicación, y cuenta con el respaldado de la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT) y por la Oficina del Parlamento Europeo en España.

Publicidad social

Al margen del aspecto comercial centrado en la obtención de ventas, la publicidad también es una gran herramienta de cambio social, capaz de generar verdaderos avances culturales y sociales, a la cual se la conoce como publicidad social.

Las campañas antidrogas son el mejor ejemplo de publicidad social y en particular hubo una campaña que todos los nacidos en los noventa recordamos: la campaña de la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD). En este spot se muestra a un hombre consumiendo cocaína y cómo tras hacerlo, un primer plano de un gusano se introduce por su nariz simulando el efecto que tiene la droga en nuestro cerebro. Este anuncio se convirtió en todo un icono por su poder tan gráfico y potente y lo más importante, consiguió que miles de jóvenes se abstuvieran a probar las drogas.

#NoMoreMatildas

Esta nueva campaña de #NoMoreMatildas es un ejemplo más de publicidad social y su poder, capaz de conseguir un cambio positivo en nuestra sociedad, en este caso, dejando atrás la narrativa machista que nos habían inculcado para introducir mujeres en nuestros libros de texto.

La campaña plantea la siguiente reflexión: ¿qué hubiese pasado si Albert Einstein hubiese sido mujer? Para seguidamente decirte lo que hubiese pasado realmente, que lo más probable es que hoy en día nadie la conocería. Y es que, en aquella época, eran los compañeros o los amridos de las científicas los que se levaban todos los méritos.

Además de tratarse de una gran injusticia, esto influye en el imaginario colectivo de las mujeres, ya que al no haber referentes femeninos científicas, muchas no se plantean estudiar una carrera de ciencia.

Para ayudar a cambiar la situación, la campaña también ha creado un encarte de uso público que pretende actualizar los libros de quinto de primaria introduciendo los referentes femeninos inviabilizados del ámbito de las ciencias.  

Desde Grupo Imagine felicitamos a la agencia Gettingbetter Creative Studion por esta iniciativa al mismo tiempo que nos enorgullecemos por pertenecer a una profesión capaz de cambiar y mejorar las cosas.