Montxi, espérame en el cielo

Ramón Muro Gastañaga y Belem Horas en un evento de la movida ochentera de Bilbao.

Fallece Ramón Muro Gastañaga, periodista, amigo  y compañero de Imagine grupo. Para nosotros, Montxi.

Corría el verano del 86 cuando en la redacción de Deia apareció un chaval alto, rubio y fuertote, para hacer lo que entonces se denominaban “prácticas de verano”. Se llamaba Ramón Muro Gastañaga y así de largo firmaba sus artículos pues como él decía “que se sepa quien trabaja aquí”.

Era el único varón en un departamento de cultura íntegramente femenino, en el que se movía con sorna e ironía, regalándonos un  “menos bollos, guapas, que os van a salir michelines hasta en las medias” mientras nos dejaba  un ramito de flores sobre la mesa.

Así era Ramón. La persona más educada y protocolaria del mundo y también, el más gamberro y sarcástico. Pero sobre todo, yo definiría a Montxito, o Montxi como siempre le llamábamos, como un grandullón terriblemente cariñoso al que la vida de vez en cuando le devolvía, con humor, su desvergüenza. Como cuando los componentes de la famosa serie Verano Azul vinieron a Bilbao y a Ramón le confundieron con Piraña o cuando le tomaban “por inglés o alemán” en Pozas y los camareros le invitaban a una beer para ese guiri  tan majo que era hincha del Athletic.

Era tal su afición a la música y a los toros que, para poder asistir a un concierto o corrida, te cambiaba un turno de fin de semana o festivo: “Por favor que viene Placido o la Caballé” te decía. Es una pena que no tenga a mano aquella foto de Ramón, ataviado como un egipcio, eso sí, blanco como la leche, haciendo de extra en una representación de Aida.

Juntos creamos secciones frescas e irreverentes de finales de los ochenta como el famoso “De Picos Pardos” guía del ocio, nocturnidad y alevosía con la que aportamos nuestro granito de arena durante años a la movida ochentera de Bilbao; o  la columna de humor “Cada cual en su salsa”.

Tras nuestro paso por Deia, nuestras vidas profesionales se separaron pero no por mucho tiempo. Ramón paso a la Ría del Ocio, más tarde a la Coral y yo fundé lo que actualmente es la piedra angular de nuestro Grupo, Agencia de Prensa y Publicidad Imagine. Y por supuesto, en ella no podía faltar él, primero como coordinador de redacción y más tarde, como especialista en Protocolo y Eventos en nuestra división formativa Mass Media.

Al margen de nuestra relación profesional, Montxi  y yo hemos compartido cenas de cuadrilla, juicios laborales, despedidas de solteros, bodas, bautizos y hasta  funerales, pero nunca imaginé que esta tarde también iba a compartir el suyo.

Rubio, eres un cabrón, eso no se hace. Me has partido el alma y has dejado hechos polvo a todos tus amigos de Imagine.

Te lo dije una vez, “hazme una faena y te perseguiré para darte un cachete hasta el fin del mundo”. Por eso, espérame en el cielo Ramón, en el que seguro que estás vacilando a San Pedro y cantando con los ángeles, que prometo darte un par de sopapos en cuanto te vea.

Un besote. Tu amiga Belem