La publicidad como herramienta de cambio social: #NoMoreMatildas

nomorematildas
nomorematildas

La campaña titulada #NoMoreMatilas pretende mostrar y dar protagonismo a las mujeres científicas que nunca debieron ser invisibles y lograr que la ciencia deje de ser “cosa de hombres”. Se tata de una iniciativa que ha logrado convertirse en todo un movimiento social.

El nombre de la campaña se ha elegido en honor a Matilda Joslyn Gage, la primera activista en denunciar la situación de las mujeres científicas que se veían obligadas a mantenerse en un segundo plano mientras otros compañeros se apropiaban de sus hallazgos.

La agencia Gettingbetter Creative Studio ha sido la encargada de la campaña, con la colaboración de Dos Passos Agencia Literaria y Comunicación, y cuenta con el respaldado de la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT) y por la Oficina del Parlamento Europeo en España.

Publicidad social

Al margen del aspecto comercial centrado en la obtención de ventas, la publicidad también es una gran herramienta de cambio social, capaz de generar verdaderos avances culturales y sociales, a la cual se la conoce como publicidad social.

Las campañas antidrogas son el mejor ejemplo de publicidad social y en particular hubo una campaña que todos los nacidos en los noventa recordamos: la campaña de la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD). En este spot se muestra a un hombre consumiendo cocaína y cómo tras hacerlo, un primer plano de un gusano se introduce por su nariz simulando el efecto que tiene la droga en nuestro cerebro. Este anuncio se convirtió en todo un icono por su poder tan gráfico y potente y lo más importante, consiguió que miles de jóvenes se abstuvieran a probar las drogas.

#NoMoreMatildas

Esta nueva campaña de #NoMoreMatildas es un ejemplo más de publicidad social y su poder, capaz de conseguir un cambio positivo en nuestra sociedad, en este caso, dejando atrás la narrativa machista que nos habían inculcado para introducir mujeres en nuestros libros de texto.

La campaña plantea la siguiente reflexión: ¿qué hubiese pasado si Albert Einstein hubiese sido mujer? Para seguidamente decirte lo que hubiese pasado realmente, que lo más probable es que hoy en día nadie la conocería. Y es que, en aquella época, eran los compañeros o los amridos de las científicas los que se levaban todos los méritos.

Además de tratarse de una gran injusticia, esto influye en el imaginario colectivo de las mujeres, ya que al no haber referentes femeninos científicas, muchas no se plantean estudiar una carrera de ciencia.

Para ayudar a cambiar la situación, la campaña también ha creado un encarte de uso público que pretende actualizar los libros de quinto de primaria introduciendo los referentes femeninos inviabilizados del ámbito de las ciencias.  

Desde Grupo Imagine felicitamos a la agencia Gettingbetter Creative Studion por esta iniciativa al mismo tiempo que nos enorgullecemos por pertenecer a una profesión capaz de cambiar y mejorar las cosas.

Lenguaje no sexista en la comunicación

Lenguaje inclusivo

Un recurso cada vez más utilizado por las marcas

Algo está cambiando en nuestra sociedad y sus valores ya que, cada vez más marcas están aplicando la perspectiva de género en sus comunicaciones empleando un lenguaje no sexista o inclusivo. Puede que hayan caído en la cuenta que dirigirse a las mujeres en femenino es mucho más eficaz y así lo demuestran los resultados comerciales, aunque no siempre sea fácil, aplicarlo a un slogan publicitario o un claim.

Según La Real Academia Española (RAE), basta con utilizar el uso genérico masculino para dirigirse a ambos sexos. No obstante, las personas que defienden el lenguaje inclusivo señalan que se trata de algo mucho más profundo que la mera preferencia ortográfica, se trata de una forma de reivindicar la igualdad de género a través del lenguaje.

Cómo usar un lenguaje inclusivo

Aplicando la perspectiva de género, las marcas están pasando de ser entes asépticos y objetivos a expresar claramente su filosofía, sus valores, sus actuaciones y su contribución con el progreso social. Sin embargo, aunque aparentemente pueda parecer algo sencillo, lo cierto es que no lo es en absoluto, sobre todo cuando queremos realizar slogans con gancho, frases cortas o narrar toda una historia en menos de 30 segundos.

Emplear un lenguaje no sexista consiste en sustituir o transformar aquellas palabras sensibles de excluir a la población femenina, por aquellas que las incluyan. Existen varias maneras de hacerlo pero en Grupo Imagine nos decantamos por evitar mencionar el género, es decir, en vez de “Hola a todos” sustituirlo por “Hola a todo el mundo” o repetir el término sustantivo en masculino y femenino pero sin duplicar los adjetivos “apreciados amigos y amigas”

Hay quien se decanta por la duplicidad total “apreciados, apreciadas amigos y amigas” pero es farragoso, pesado y nada eficaz de cara a obtener una lectura y comprensión del mensaje por parte de los y las receptores.

También utilizamos los sustantivos unisex acabados en e o ente “la o el gerente” incluso “la jefe o la jefe” porque es correcto y, jamás de los jamases, palabros descabellados como todes, todxs u otra serie de lidenzas que cada vez leemos mas en redes sociales.

Que en lenguaje tenga género no es un defecto es una riqueza que debemos potenciar y que influirá positivamente en las personas receptoras de nuestra comunicación ya que se identificarán con la misma, “hablamos el mismo idioma”.  Eso, el mismo idioma, no una jerga inventada, rídicula llena de, miembras y todes y bobes que lejos de incorporar a la mujer en una sociedad igualitaria, potencia la burla de las iniciativas de género.

En Imagine siempre hemos sido conscientes de ello y como otras agencias y medios de comunicación colaboramos con Emakunde y el observatorio Begira para potenciar un uso correcto de la lengua que ayude, al tiempo, a la transformación de nuestra sociedad en un ente sin discriminaciones.

Burger King crea una horripilante hamburguesa con los sabores del 2020

Publicidad Burger King

Uvas, gelatina, patas de pollo… son algunos de los ingredientes de esta monstruosa creación.

El 2020 ha sido un año difícil marcado por el miedo y la incertidumbre y Burger King Brasil ha querido finalizarlo representando estos 12 meses en una hamburguesa que, como no podía ser de otra manera, ha tenido un resultado de todo menos apetecible.

La iniciativa gastronómica forma parte de una campaña publicitaria desarrollada por la agencia David inspirados en una encuesta realizada entre sus clientes para descubrir las sensaciones que les han provocado este 2020.

En cuanto a los ingredientes, la hamburguesa incluye sardinas, fideos empapados, salsa de caramelo, patas de pollo, uvas pasas, gelatina…todos ellos guardados dentro de unos panes quemados, logrando así un resultado horripilante, a la altura de este año que, por suerte, hemos dejado atrás.

Para promocionarse, además de compartir un video por las redes sociales, Burger King ha retado a sus clientes a probarlo y las reacciones de los más atrevidos y curiosos fueron, como era de esperar, de repugnancia y asombro por esos sabores tan extravagantes y asquerosos.

Lamentablemente, si tenías intención de probarla, la compañía ha realizado un comunicado en Youtube donde aclaran que “Este producto definitivamente no se comercializará en los restaurantes de Burger King. A menos que el año 2020 no termine en diciembre, lo que en realidad sería peor que cualquier hamburguesa”.

Con esta iniciativa tan divertida la cadena de restauración ha querido despedir el año con un toque de humor aportando un poco de optimismo a este año tan convulso y difícil y a nosotros nos ha encantado. ¿Y a ti? ¿Qué te ha parecido?